Andrea Rincón: “Necesito hacer el amor cada media hora”

Home / Andrea Rincón: “Necesito hacer el amor cada media hora”

La ex Gran Hermano dejó la inhibición a un lado y afirmó que “no podría vivir sin sexo” y que con su novio Juan Emilio “si un día se da que no lo hacemos, después nos matamos de una forma tremenda”

Andrea Lucila Rincón tiene 23 años y se hizo famosa por su participación en el reality televisivo “Gran Hermano 5”, que se emitió por la pantalla de Telefé el año pasado.

La escultural morocha asegura que cuando terminó el secundario no siguió estudiando y se describe como vaga y que le gusta “vaguear”. Andrea se autodescribe como simpática, llamativa, inteligente, rápida, capaz, con buena onda, divertida y re loca.

Con sus deslumbrantes curvas ha deslumbrado a muchos hombres y se hizo de novio en el reality show con Juan Emilio de Antón, otro de los chicos de la casa. El romance comenzó en el programa y continuó afuera de la casa.

La revista Paparazzi fue la encargada de publicar este verano imágenes donde se ve el topless de Andrea que muestra sus curvas sin pudores mientras recibe besos, caricias y pellizcones de Juan Emilio.

“Necesito hacer el amor cada media hora”, dijo la chica que participó del espectáculo que realizó el periodista chimentero Marcelo Polino el pasado verano en Villa Carlos Paz.

La chica siempre se mostró muy inquieta y asevera que “no podría vivir sin el sexo. En la Casa pasé una crisis muy grande con este tema, hasta que terminé concretando con Juan Emilio. Él es mi novio, con la persona que me siento más segura… y no tengo reparos a la hora de compartir un momento de amor”.

La chica dejó muy bien parado a su novio. “Con Juan nos llevamos muy bien en la cama. No podemos pasar un día sin sexo… pero si un día se da que no lo hacemos, después nos matamos de una forma tremenda”, relató Andre generando la envidia de muchos hombres.

En las últimas semanas, reconoció que el recientemente lesionado futbolista de Boca Juniors, Martín Palermo, intentó tener algo con ella en un boliche porteño, pero que “le echó flit” porque no es “su tipo de hombre”.